domingo, 1 de abril de 2018

Torrijas saludables (y sostenibles)

Mi forma de homenajear a mi madre, por recordarme estos días que va a cocinar más de la cuenta, por si me quiero llevar de su casa a la mía algo de lo que haga (en exceso) y comérmelo, es compartiendo esta receta de TORRIJAS. Todo y que estoy seguro de que si nos hiciéramos (ambos) un análisis tras estas fiestas de Cuaresma... lo mismo nos salía el colesterol y/o el azúcar por las nubes... Como sé que a ella eso de variar la receta tradicional no lo va a ver muy allá, os dejo esta que a buen seguro encontraréis tal cual o sin muchos aditamentos en Internet.
Buen provecho.

Ingredientes:
  • Rebanadas de pan (integral), lo que hará que la receta sea sostenible es aprovechar pan que se nos haya hecho duro, ese que lleva varios días en casa y no sabemos qué hacer con él. La cantidad irá en función del apetito de cada cual, más vale quedarse con hambre a que queden torrijas  'rodando' en la nevera.
  • ¼ de litro de leche de soja o de almendras; no se necesita mucha, por lo que mejor usar poca, la justa, y así también cocinaremos responsablemente. 
  • 4 cucharadas de harina de garbanzos y un poco de agua; lo pongo junto porque con ello haremos el rebozado, evitando pasar las torrijas por huevo batido.
  • 4 cucharadas de azúcar de coco o sirope de ágave; a la hora de endulzar, puede usarse cualquiera de ambos, incluso estevia; además del índice glucémico (para quien sí lo tenga en cuenta) pensad que el azúcar de coco es rico en minerales y vitaminas del grupo B.
  • 1 corteza de limón o naranja; puede usarse una que hayamos reservado con anterioridad, días o semanas atrás; bien lavada y conservada en un tarro de vidrio en la nevera. (Aprovechar las cortezas es también un guiño a un consumo responsable y sostenible).
  • Canela en rama y en polvo; podemos variar la receta original sustituyendo este aroma empleando otros condimentos además de adquiridos en comercios de proximidad, más ecológicos y responsables con el medio ambiente. 
Preparación:

  1. Cortamos el pan en rebanadas no muy gruesas.
  2. En un cazo calentamos la leche con la canela en rama y la corteza del limón/naranja. Cuando esté caliente, extraemos la canela y añadimos el azúcar de coco; cuando se haya integrado por completo retiramos del fuego.
  3. Sumergimos las rebanadas de pan en la mezcla de leche azucarada. Las dejamos allí unos minutos para que absorban la leche, pero que no queden demasiado blandas. En todo caso, escurrir para que no las rebocemos muy caldosas.
  4. En un bol aparte mezclar la harina de garbanzos con el agua. Rebozar las torrijas en esta mezcla. 
  5. Freír en abundante aceite caliente (aceite de oliva virgen extra) hasta que se doren.
  6. Añadir, si se quiere, un poco de azúcar de coco o sirope y canela en polvo por encima. 
  7. Dejar enfriar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario