lunes, 8 de septiembre de 2014

NUEVO BLOG, NUEVOS RETOS

Hola amigos, retomo la senda tras el parón vacacional con una priopuesta literaria a medias, saludable sin duda. He abierto un blog, Alimentación saludable, os dejo el enlace. En él vais a poder encontrar curiosidades e información sobre nutrición y salud, esperando que sea de vuestro agrado.

http://alimentacionsaludable25.blogspot.com.es/

   Hay dos personajes que se van a ir asomando de vez en cuando a ese blog, de forma divertida pretendo así dar a conocer aspectos llamemos serios de los alimentos que consumimos a diario.
 
   Os presento a Julia y a Santi con este texto que también encontraréis en el blog

   Si queréis podéis haceros segudores de Alimentación saludable, agradecido desde ya.

Buen mes de septiembre.

Julia está en el supermercado con su hijo. A Santi no le gusta acompañar a su madre a comprar, pero ella quiere que aprenda desde pequeño qué es y de dónde vienen los alimentos que comen en casa. Además, acaba de empezar el colegio y aún no tiene deberes. La fruta no le gusta mucho, Julia lo sabe, aunque insiste en lo apropiada que es para él ahora que está creciendo y hace mucho ejercicio físico.
–¿Qué quieres que compre, te apetecen uvas?
Santi ve los racimos un poco extrañado, asocia comer uvas con la Nochevieja. Su madre le cuenta que lo de las doce uvas es una tradición de hace años, cuando hubo una cosecha muy buena y se decidió brindar cada año nuevo con uvas. Atento, Santi le pregunta:
–Y si hubiera sido un buen año de naranjas, ¿comeríamos doce naranjas en Nochevieja?
Julia sabe que bromea, le dice que no, pero que hay gente que si brinda con gajos de clementina.
–Yo quiero –dice alegre.
–¿Quieres que compre uvas?
–No, quiero clementinas en Nochevieja.
–Bueno, ya veremos, por de pronto vamos a comprar uvas; anda, elige el racimo que más te guste.
No siempre el color de la uva se relaciona con el color del vino, le responde cuando Santi le pregunta sobre el vino, indeciso entre dos racimos, uno de uva blanca y otro de uva tinta. Hay uvas blancas que dan vino tinto, y uvas de color tinto como la tintorera que es tinta por dentro. Santi tiene curiosidad por el color de la fruta, es lo que más le llama la atención.
–Lo que le da ese color son sustancias que a su vez son buenas para nosotros cuando nos las comemos. –Con el racimo de uva tinta en el carro le explica que la uva tiene vitaminas y minerales además de esas sustancias que ayudan a estar sanos–. Lo mejor es comer fruta de temporada, de colores vivos, muy variada y al menos tres veces al día.
Santi resopla porque a veces su madre le explica las cosas como si fuera una profesora.
–¿Has mirado la lista de la compra? ¿Qué compramos ahora? –Santi quiere ir a la sección de pastelería. –Está bien, aunque ya sabes lo que te he dicho sobre los dulces.

Septiembre es mes de vendimia, para aquellos que estéis pensando como Julia en comprar uvas recordad que la composición nutricional de esta fruta incluye una buena cantidad de fibra con un efecto beneficioso sobre el tránsito intestinal, vitaminas B1, B6, ácido fólico, calcio, potasio (que la convierte en un buen diurético), selenio, taninos y flavonoides, los tres actúan como antioxidantes previniendo la aparición de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y algunos tipos de cáncer. 

2 comentarios:

  1. Madre mía, con la pereza que da mantener un blog y abres otro. Muchos ánimos, valiente. Y además tiene buena pinta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roberto, me va a hacer falta ánimos y algo de tiempo. Este es el tercer blog, pues el veterano es este homónimo, junior es Maleta de libros y ahora se incorpora el benjamín, Alimentación saludable. Gracias y un saludo literario con mucha salud.

      Eliminar