lunes, 23 de septiembre de 2013

MICRORRELATOS VIAJEROS

El lunes pasado subí una opinión a este blog que veo ha suscitado su pequeña polémica. He dejado cruzar las aguas una semana, y aún así agradezco a todos vuestros comentarios, pues como creo que se desprendió del texto, soy partidario de que cada cual siga su propio camino en lo literario, errores y aciertos incluidos.

   Rompo una lanza a favor de las antologías multitudinarias, en este caso, a favor de el libro Porciones del Alma, editado por Diversidad Literaria este año. En este libro antológico viene recogido un microrrelato que mandé a concurso y han tenido a bien incluir en el citado libro, como 'finalista' o 'seleccionado'.

   El microrrelato se titula Odio de amor, no lo incluyo aquí aunque sí una fotografía de la página, si se me permite.

  Otro de los microrrelatos que va a viajar, esta vez un recorrido más corto, es el que titulé 'Mundo Real' en 2008 dentro del libro Cuentagotas Relatos Express (Ed. Chirre S. A.).
   Es uno de mis microrrelatos favoritos, si no el más querido, el que -si puedo elegir-, quiero que alguien lea cuando yo no pueda ya hacerlo. Me emociono cuando pienso en él, quizá porque con el libro aún calentito, en la primera oportunidad que tuve de compartir los microrrelatos frente a un público (en Burjassot, Valencia) arrancó unos breves aplausos (ya se sabe de la vanidad del artista, lo confieso).

   Mañana, me comenta una amiga, este microrrelato será leído en un aula, dentro de un centro educativo, en la asignatura que aquella imparte de Psicología del Trabajo (curioso, ya que durante años yo mismo trabajé en una empresa como técnico en seguridad laboral..., me es familiar la ergonomía y la psicosociología laboral).

   Este microrrelato Mundo Real sí os lo dejo aquí, al alcance de propios y extraños, podéis encontrarlo así mismo en el libro Caleidoscopio, en formato ebook, editado en Amzon-KDP este año.

   Microrrelatos viajeros, como tiene que ser. 

   Gracias por hacer posible como lectores estos viajes .

   Mundo Real.


La Mujer Maravilla da un salto para esquivar las balas, se deshace de un villano, de dos, y a punto de resbalar se aferra al edificio. Vuela hasta su casa a tiempo de preparar la cena; el Hombre Maravilla lee el periódico.

10 comentarios:

  1. Bueno, claro que sí. Que vean mundos es su sino ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo encantado de estos viajes, como un orgulloso 'padre', sabiendo que ya son mayores de edad y quieren esa libertad. Gracias Mimi Alonso.

      Eliminar
  2. Muy bueno el micro "Mundo real". ¡Una maravilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roberto, significa mucho para mí, el microrrelato y tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Uno publicado, otro leído en un aula, que esto no pare!

    Un abrazo, tu alegría es la mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alegrate, por ambos, por los tres: conoces a la amiga/profesora. Me la presentaste. Bella Extremadura, tierra de grandes artistas. Un saludo a Mara.
      Gracias Ricardo.

      Eliminar
  4. Me encanta comprobar que el "goteo" persiste y ya se sabe que el agua horada la piedra más dura; seguro que el goteo se convertirá un chorreo... Al menos así te lo deseo.

    (Por cierto, gracias por concederme el honor de estar entre los los blogs de tu lista, ya se sabe aunque no se practique... "Es de bien nacidos ser agradecido"
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  5. Te echaba de menos (como canta Pablo Alborán) en estas latitudes. Siempre agradecido por tu visita y comentarios. Cuentagotas y sus gotas literarias no solo es un libro de microrrelatos, a lo lema de un gran club deportivo, es mucho más. Da para un libro aparte todo lo que nos llevo a sus coautores desde la idea a su puesta de largo, imagina.
    Encantado de haberlo escrito, de haber colaborado con mis pequeñas historias gota a gota, agradeciendo tu deseo de 'chorreo' literario.
    Es cierto, es de bien nacidos; qué menos detalle para alguien que se lo merece. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. ¿...a tiempo de preparar la cena? suena raro, con más armonía: a tiempo para preparar la cena o en el momento de preparar la cena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lizy, pues ahora que lo dices, tal vez sí que suene mejor como dices, me inclino por la primera de las dos. Muchas gracias. Un saludo.

      Eliminar