lunes, 27 de mayo de 2013

El consejo de una ESCRITORA (con mayúsculas)

   Mi amiga y ESCRITORA, Felisa Moreno Ortega, de quien tanto he aprendido y me queda si sigo en esto de las letras, ha escrito esta mañana en su muro un post realmente delicioso. Lo primero que he sentido es una envidia sana, luego un poco de vergüenza (de esa cuando uno se arruga viendo con humildad lo que distingue a un escritor de verdad de un diletante), y por último, gratitud.
Ella, Felisa, también imparte talleres literarios, no por ello creo que pueda sentirme a 'su nivel', pues ya digo que humildemente hay un mundo, pero si pudiera por una sola vez, sería como hoy para agradecerle públicamente estas palabras. En ellas queda manifiesto lo que mueve a quien quiere ser escritor y, de paso, por qué aconsejamos que quien esté dispuesto aprender se acerque a alguien que pueda mostrarle recursos y herramientas literarias para mejorar.

   Lo dicho, con humildad, gracias Felisa.

   Os reproduzco a continuación el texto:

  "El viernes recibí un correo de una chica que, entre otras cosas me decía esto: "Tengo 14 años y desde los 11 años quiero ser escritora. He estado escribiendo todos estos años, y este año me presenté al concurso de Coca Cola Jóvenes Talentos, un concurso literario, que según me enteré hace dos semanas perdí. La perdida en este concurso, el primero al que me presento, ha hecho que me desilusione totalmente, que pierda todas mis esperanzas y ánimos por alcanzar mi sueño."
   Yo le contesté algo así: "Debes seguir, claro que debes seguir. Eres jovencísima tienes toda la vida por delante. Piensa que yo empecé a escribir, más o menos en serio, hace 7 años y ya tengo 44. Mi primera novela salió publicada cuando yo tenía 40 años. Cuando escribas no pienses en publicar, ni en hacerte famosa, ni en ganar dinero. Disfruta de lo que haces, lee mucho, cómprate o busca por internet manuales de escritura, etc. Para ser escritor hace falta una especial sensibilidad, un don podríamos decir, pero, además, hay que prepararse porque es un oficio como otro cualquiera, tienes que aprender la técnica."
Lo pongo por aquí por si le viene bien a alguien. Lo normal, cuando te presentas a un concurso es no ganarlo, eso no significa que hayas perdido. El solo hecho de terminar un relato ya es un premio. ¿No crees?"

4 comentarios:

  1. El hecho de escribir y que te guste lo que escribes ya es suficiente premio, desde luego. Y si luego le gusta a más gente, pues mejor. Es así de sencillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, Roberto. Gracias por expresarlo así de sencillo y contundente. Un saludo.

      Eliminar
  2. Hacía días que no me pasaba y... !Sorpresa¡ Me encuentro con un comentario que comparto... "... . Disfruta de lo que haces, lee... ", en definitiva es el ego el que nos mueve a querer oír ese <>, que no significa que sea algo malo, en absoluto, pero es el ego, no nos engañemos.
    En cuanto a aprender... !Ay de aquel que crea saberlo todo, que no se sorprenda ante los demás y ante sí mismo, porque ése no evolucionará¡
    En cuanto a los concursos... "Los miembros de cualquier jurado son personas y por mucho que traten de ser objetivos, siempre serán sujectivos, que los relatos no son matemáticas puras en las cuales sólo halla un resultado". Eso sin contar con el siempre odiado "amiguismo" que puede, o NO, estar presente.
    En cuanto a ganar dinero o vivir de ello... En otros tiempos es posible que se pudiera vivir de ello, ya fuese por la escasez de gente "letrada" -ya sé que me recordareis a los "cuentacuentos" que iban de aldea en aldea- ya fuese porque había un cierto "corporativismo"; pero usaré una frasecita de corte religioso "Muchos son los llamados, pocos los elegidos".
    Perdonad si parezco un "sabiondo", nada más lejos de mi intención, es simplemente que me gusta hablar, aunque sea por escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gaby C. Aquí siempre eres bienvenido, no hay que 'fichar' al llegar... Tienes razón en todo, a mi no me pareces sabiondo, es más, aprecio mucho los comentarios y consejos de los que leen y de los que escriben. Gracias y seguimos en este mar de letras, palabras, libros y deseos. La ilusión hasta el final. Un saludo.

      Eliminar