jueves, 14 de febrero de 2013

UN POCO DE CARISMA, POR FAVOR...

El pasado viernes 8 de febrero apareció en prensa un artículo en el que, modestamente, aparecía casi casi como protagonista. La periodista del rotativo El Mundo, Bel Carrasco, a partir de unas preguntas, publicaba un reportaje con el título:
CUÉNTAMÉ UNA BUENA HISTORIA EN 400 PALABRAS.

   Con muy poca humildad, lo reconozco, mandé una foto que apareció (al igual que uno de mis microrrelatos) junto a las de maestros (podría llamarles cariñosamente 'monstruos', pero no me atrevo) de la literatura como: Augusto Monterroso, Luis Mateo Díez o Julia Otxoa. Ahí es nada.
   Pocos amigos se enteraron, y yo, al día siguiente. Tampoco voy a subirme a ningún peldaño porque sé, fehacientemente, quién soy, o mejor, quien no soy en la Literatura actual.

   Leí en algún sitio que la expresión Memento mori viene de la época romana, cuando a los militares que desfilaban triunfales entre vítores y pompas por las calles, les acompañaba un siervo cuya misión era susurrales eso: memento mori, esto es, acuérdate que todo esto se pasará y te morirás como todos.

   Mi memento mori me acompaña siempre. Nadie tiene que susurrarme nada, por fortuna. Y como ejemplo más próximo, los talleres literarios que imparto en Valencia. No son muchos, la mayoría incluso gratis: a los alumnos no les cuesta ni un euro. Pero da igual, la asistencia a un taller de microrrelatos (a los míos) alcanza el nivel de 'llenazo' para más de tres asistentes... Ayer, solo acudió una alumna.

   Dicen que la gente no aprecia lo que es gratis, que por ello debe tener algún valor; así, el que 'paga' entiende que no es un entretenimiento.

   Mi experiencia es que ni con un precio simbólico ni sin él. Lo que hace que la gente compre un libro, vea un programa de tv o vote a una formación política, por poner ejemplos bien distintos, es a veces, cuestión de imagen, de carisma. Ya me lo advirtieron en una librería donde una colega de taller aunaba 'hordas' de alumnos. "Es que ella tiene carisma" me dijo la responsable de talleres del establecimiento. Carisma.

   Tendré que ir a algún sitio donde lo vendan, seguro que gratis -por esta regla expuesta-, no dan el carisma 'bueno'. Quizá así, en mi próximo taller, venga tanta gente que necesite a alguien susurrándome: premium Planetum, ni de lejum, que lo sepas... o algo por el estilo.
Bromeaba, claro.

   La otra opción es que le proponga a Belén Esteban ir a medias, seguro que ella llena con su carisma las librerías y lo que se proponga.
   Después del orgullo viene la vergüenza, y para los humildes la sabiduría. (Proverbios, 11:2)

10 comentarios:

  1. Hasta el día de hoy no había osado comentar nada: permíteme que en esta ocasión lo haga.
    Demostrado queda a lo largo de la historia,y si no veamos la nuestra reciente, que no siempre tienen reconocimiento de su valía los mejores. Cierto es que el carisma atrae al prójimo, tal vez para tratar de que algo se le pegue, sin embargo en mi opinión muchos son los casos no de gente carismática, si no de gente que dice lo que los "otros" quieren oír.
    En cuanto a "memento mori", yo prefiero la otra cara de la moneda... "tempus fugit", ya que ser conscientes de nuestra mortalidad nos hace saborear con fruición cada instante sabiendo que puede ser el último y sin dejar de saber que a fin de cuentas... nadie es más que nadie.
    Por último, Proverbios,11:2, me encanta, y como no puede ser de otra manera en mí, añado... "Seamos humildes perohablemos con la firmeza de la convicción, aunque eso a los demás les suene a soberbia".

    Un saludo Gin.
    (Disculpa me tome la confianza de llamarte Gin)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Simplicisimus. Tienes razón, mejor lo de 'tempus fugit', por eso sigo haciendo: escribiendo, dando talleres, aconsejando a propios y extraños si me piden consejo,... Intento ver lo bueno de cada momento. Un acierto tu frase sobre la humildad; puedes llamarme Gin, aunque suene a ginebra (risas). Un saludo y seguimos viéndonos y leyéndonos por aquí.

      Eliminar
  2. Yo no sé eso del carisma, pero he estado leyendo la definición de la cualidad: fascinación y encanto. Debes reconocer que encanto lo tienes a raudales y me has dejado fascinada un montón de veces en cuanto abres la boca y hablas de cualquier tema... pero no ya hablar por hablar de lo que sea, sino con conocimientos de.

    Te he visto en acción: presentaciones, charlas y talleres. La gente se ríe cuando ha de reír y escucha cuando ha de escuchar. Y yo, por lo menos, aprendo. Así que igual se trata de hacer el ejercicio de creer.

    Enhorabuena por la entrevista. Me he bajado la foto para guardarla. No todo el mundo tiene la suerte de tener un amigo que sale en los periódicos por su arte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El carisma, el encanto y el resto de cualidades deben ser los demás las que nos digan, si procede, si tenemos o no. Es cierto que hemos coincidido en actos literarios y te lo agradezco, también tu enhorabuena por la 'entrevista', que es más un artículo sobre este género literario tan carismático como la señora que mencioné en mi entrada blogera. El verdadero agradecido soy yo por tener amigos que me brindan el arte de la amistad a poco que suba unas líneas al océano virtual.
      Gracias, May. Nos seguimos leyendo y viendo en acción, si llega el caso.

      Eliminar
  3. El artículo está estupendo, vaya, con los más grandes, claro que sí.

    Y bueno, lo del carisma, como todo, es relativo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roberto, di la oportunidad a la periodista de que no figurase mi foto, no sabía que compartiría orla con auténticos escritores y estudiosos del microrrelato.
      Si algo no es relativo hoy es poder decir que cuento con buenos amigos, sóis un estímulo impagable en momentos de duda. Un abrazo agradecido.

      Eliminar
  4. En fin... Yo me sé la historia del famoso taller de primera mano, y no creo que lo que te fallara fuera el carisma, creo que estaba lejos de tu mano hacer que aquel taller funcionara.
    En ese artículo te han puesto donde debes estar. Conozco a poca gente (muy muy poca) que esté haciendo lo que tú haces por la literatura, y sobre todo que esté consiguiendo lo que consigues tú.
    Ése es el mejor de los carismas ¿sabes? Surgir de la nada y sin ayuda de nadie %&$%$%&%$$&&&%%$%%&&!!!!!! (me callo, ya hablarás cuando debas hacerlo xDDDDDD).
    Beset

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco que decir, salvo con la humildad que ya sabes de conocerme, asegurar(te) que no hago gran cosa por la literatura. Me gusta escribir, a veces 'salen' cosas bonitas, entretenidas, provocativas, de común acuerdo entre los lectores y mi yo escritor; poco más. Seguiré ayudando a quienes se lanzan al proceloso mar de las letras, del mismo modo que me enseñaron y me seguirán enseñando a mi los verdaderos maestros. Un saludo afectuoso.

      Eliminar
  5. Buenos días Ginés. Yo, soy nueva por estos lares, y no tengo la suerte de conocerte. Pero una cosa si puedo decir: si te publicaron con todos esos Maestros de la literatura, por algo sera. En mi humilde opinión, tu relatos (los que he leído)son muy buenos y enganchan. Si eso no es tener carisma, pues no lo entiendo.Es verdad, que mucha gente, no valora lo "gratis", por no pagar un céntimo devalúan lo que sea. Es horrible e incomprensible (Cuanto mas caro mejor). Yo, si iría a tus talleres, si no estuvieras tan lejos de mi casa o yo más cerca. Ya me vendría bien tomar clases de escritura y todo relacionado y si es "gratis" mucho mejor. Un saludo de una novata. Carmen.m.g

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Carmen. Me dejas sin palabras, un tópico -lo sé-, pero en esta ocasión se cumple como pocas. Quiero agradecerte que me hayas dejado tu comentanrio (doblemente, al ser 'nueva en estos lares') y por esas palabras de ánimo. Siempre dejo abierta la opción de hacer más talleres, incluso cerca de donde residas. Tu saludo, tu cariño si que no tienen precio. Con mi más sincera y humilde gratitud, recibe un saludo afectuoso.

      Eliminar