miércoles, 5 de septiembre de 2012

Entrevista a SERGIO MONTAL. "me siento afortunado porque trabajo en lo que me gusta."

Sergio Montal es un joven diseñador gráfico e ilustrador polifacético que vive en Valencia y cuyo currículo no puedo -ni debo- resumir aquí, aunque me consta que ha ganado premios, participado en numerosas exposiciones, colaborado en proyectos de catálogos, revistas, espectáculos, etc. Aunque formó parte de un estudio creativo, de un tiempo a esta parte navega en solitario por el proceloso mar de la ilustración y el diseño gráfico.  Conozcámosle un poco más, ¿os parece?

¿Dónde y cuándo surge tu afición por dibujar, por ilustrar?
Es curioso como de pequeños se nos enseña a sumar, leer y escribir pero no se nos enseña a dibujar o a expresarnos plásticamente. Yo nunca fui un niño que sobresaliera por sus dibujos. Recuerdo que mis primeros garabatos fueron en el instituto, hacía caricaturas y dibujos para otros compañeros, no eran nada especial pero a ellos les gustaba. Sin embargo fue cuando entré a estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Valencia cuando realmente me enfrenté al dibujo y a la ilustración. Llegué con muy poca base o ninguna pero ahí es donde me di cuenta que aquello realmente me gustaba. Pero como bien decías antes, como realmente me he ganado la vida ha sido como diseñador gráfico y la ilustración ha sido como un hobby o una válvula de escape, es en los últimos años cuando realmente ha empezado a llenar más mi trabajo.
¿Qué es la habitación de Telmo? He leído de Telmo que: “ es simpático, tiene dos ojitos redonditos, curiosos, pequeños, que miran, que observan, que ríen, que huelen, que sienten. (…) pocas veces tiene boca o nariz, pero es valiente y lo he visto luchando contra mis miedos, gritando amor con el corazón roto  o cultivando manzanilla.
La habitación de Telmo es el blog donde subo alguno de mis trabajos. Anteriormente tenía un Fotolog, una especie de diario que se hace a través de la fotos que se suben de uno mismo. Yo no quería subir fotos mías pues no me parecía mi día a día nada interesante, así que decidí subir unos dibujos hechos con collages con pequeñas historias, mías y de otra gente. Y así es como nació el personaje de Telmo.
¿La inspiración para tus obras te viene volando, te dejas guiar por el material que te facilitan o cómo surge todo antes de coger el lápiz?
A veces viene a través de una frase que he escuchado, en una canción, en una película o he leído. Otras es al revés, el dibujo casi sale solo y luego hay que buscarle un título. Intento ser un poco esponja, y absorber de todo y de todos. La inspiración nunca avisa, y aparece cuando menos te lo esperas, al final siempre me rodeo de trozos de papel donde apunto cosas o ideas, luego me siento y tranquilamente y los paso a un cuaderno. Pero me gusta llenar mis dibujos de una carga emocional, me gusta que cuenten cosas que transmitan sentimientos.
¿Quién podrías decir que han sido tus maestros, en quiénes te has inspirado a la hora de decidirte a ser lo que eres profesionalmente?
Empecé admirando la obra de Moebius y Jodorowsky cuando leía los cómics de Metal Hurlant y Totem y luego a Hergé y sus tebeos de Tintín me gustaba mucho la línea clara de sus dibujos. Pero influencias muchas desde: Picasso, Klimt, Matisse, Calder, Hundertwasser, a Frida Kahlo. E ilustradores actuales como Kvêta Pacovska, Sara Fanelli, Shaun Tan, Isidro Ferrer, Gustavo Aimar, Julio Antonio Blasco… hay muchos.
A veces un dibujo, una ilustración tienen el valor de la solidaridad, es decir, más allá de lo netamente material, coméntame tu participación en Pray for Japan y la exposición benéfica a favor de los damnificados del terremoto y el tsunami de Japón.
Lo de Japón creo que nos impactó a todos y cuando vi la convocatoria para participar no me lo pensé dos veces. Pedían colaboración enviando una obra tamaño postal para vender y posteriormente destinar el dinero a los damnificados a través de Cruz Roja. Realmente mi aportación era mínima pero es de lo poco que sé hacer y si eso servia para algo, había que intentarlo.
Anteriormente había participado en otras exposiciones benéficas como “Artistas con corazón” para la lucha contra el cáncer, “Postales desde el Limbo” para Proyecto Hombre en Zaragoza y “Postcard from the Edge” en Nueva York para la lucha contra el SIDA. Siempre que puedo intento colaborar con estas cosas y este año volveré a hacerlo. Sobre todo ahora que las organizaciones están sufriendo los recortes y viendo como se les retiran las subvenciones.
¿Cómo crees que os han ayudado las nuevas tecnologías y las redes sociales a los ilustradores en la creación y sobre todo en la difusión de vuestras obras?
Mucho. Cuando abrí el blog “La habitación de Telmo” lo hice sin ninguna pretensión, más que por el gusto de compartir algunos dibujos con amigos. Sin embargo empecé a recibir comentarios de gente que no conocía, que pasaban por el blog y dejaban sus comentarios, todos muy generosos, nunca pensé que algo así pudiera ocurrir. Eso me animó a seguir. Y ahora también con Facebook. Es una herramienta muy valida, sobre todo a nivel profesional, te permite estar en contacto con mucha gente, ilustradores, editoriales, enseñar tu trabajo, ver el de gente a la que admiras de cualquier parte del mundo. Y desde luego es un lujo que alguien desde California o Teherán le guste tu trabajo y te lo haga saber.
¿Qué supuso para ti ilustrar uno de los capítulos de la micronovela ilustrada Cienmanos?
Una experiencia muy grata y un placer que me invitaran a participar. Además en el proyecto estaba gente amiga que me gusta como escriben y a la que sigo a través de sus blogs. Era un proyecto muy interesante entre escritores e ilustradores. Un escritor comienza una historia que pasa al siguiente, éste la continúa y así uno tras otro. Al ilustrador se le asignaba un escritor y tenía que ilustrar su texto. Cada capítulo se publicaba semanalmente en el blog.
Háblame de esa afición tuya por coleccionar lápices.
Bueno ésta es una afición que empezó hace muchos años. Cuando visitaba un museo siempre me metía en las tiendas para ver los catálogos y otros artículos, pero como lo que allí se vendía resultaba muy caro para mi, siempre acababa llevándome un lápiz de recuerdo que era lo que mi economía me permitía. Ahora aún lo sigo haciendo, y mis amigos cuando viajan también me traen lápices de allá donde vayan.
Muchos artistas, sobre todo en los inicios, tuvieron que simultanear su pasión con un trabajo ordinario (de los que pagan facturas, me refiero), ¿en cuál te ves tú más cómodo?
Aunque trabajé de camarero cuando estudiaba, tengo que decir que tuve mucha suerte pues una vez terminado los estudios pude entrar a trabajar en una imprenta y conocer el oficio de verdad, luego años más tarde pasé a trabajar a un estudio de diseño gráfico en el que estuve cerca de 12 años. Siempre he dicho que me siento afortunado porque trabajo en lo que me gusta, y aunque hay encargos más áridos que otros, cada trabajo es un reto nuevo y diferente al anterior. Y aunque ahora mis ilusiones están puestas en el campo de la ilustración, me siento muy cómodo tanto realizando un cartel, como un logotipo o maquetando un libro o folleto.
¿Qué parte de ti se queda en tus dibujos? ¿Sientes algún tipo de nostalgia por tus obras cuando se las entregas a quienes que te las encargan?
Los primeros dibujos nunca fueron hechos para venderlos o desprenderse de ellos, cuando eso ocurrió si que fue una sensación muy extraña. Primero porque había que ponerle precio y luego por lo que comentas de que te separas de ellos. Pero bueno sabes que si alguien lo adquiere es por que lo valora y aprecia. Sin embargo si son encargos ya sabes que nacen para ello, para darlos en adopción.
Carteles, postales, micronovelas, libretas, revistas (seguro que me dejo algo), y ahora ¿te lanzas a ilustrar libros?
Bueno en eso estamos, espero poder hacerlo algún día. Me encantaría ilustrar un cuento infantil, entrar en una librería y ver el libro en una estantería. Ahora es como un sueño que espero poder realizar. De momento estoy preparando algún proyecto.
Además de por la situación económica global, ¿es difícil vivir del diseño, la maquetación y la ilustración? 
La situación no es muy buena en estos momentos y cada vez los precios se tienen que ajustar más, por no hablar de los trabajos realizados que todavía no se han cobrado y no se sabe cuándo se cobraran. Creo que hay gente que realmente no valoran esta profesión, aunque afortunadamente otros si. De todas formas siempre me gusta ser positivo y creo que las cosas hay que tomarlas como vienen, son tiempos para no dormirse, para reinventarse, buscar proyectos, es bueno agitarse de vez en cuando y quitarnos las telarañas.
¿Qué libro infantil de los que leías de pequeño te gustaría ilustrar?
Recuerdo el cuento de “Hansel y Gretel”, esa historia con casa de caramelos y una bruja que se comía a los niños, creo que fue uno de los que más me impactaron. También el cuento de “Pinocho” sería una buena historia para dibujar, mi escena preferida la de la ballena.
Tus proyectos a corto y medio plazo si quieres contárnoslos.
Bueno como he comentado antes hay por ahí algún proyecto que espero pueda ver la luz algún día pero todavía está en pañales. Ahora estoy preparando las obras para una exposición colectiva para a finales de año. Un proyecto que realizo junto a otros artistas amigos de la que muy pronto daremos noticias.
Muchas gracias y mucha suerte, Sergio.

2 comentarios:

  1. Querido Ginés:
    He entrado en tu blog constantemente este verano, así como en el mío, pero sin poder escribir/comentar, o un virus o algo me lo impedía.
    Me encantan todas tus entrevistas ya que realment eme ayudan a orientarme, y el relato anterior me ha parecido de lo más entrañable, así como una ayuda para aquellos estudiantes que a veces lo pasan mal.

    Respecto a lo de usar mi blog, no solo te aliento a ello si no que me ofrezco a, si necesitas cualquier tipo de ayuda, aquí me tienes. En cuanto me instale en valencia (aún tengo que buscar piso) creeme que me verás en la mayoría de tus cursillos.

    Un abrazo, Vicent.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vicent, siempre siempre es un verdadero placer tenerte de visita por aquí y saberte cerca de Valencia. Aunque me sabe mal que no hayas podido escribir todo lo que pensabas este verano seguro que septiembre te alienta y te inspira. Gracias por tu ayuda a mi ofrecimiento y suerte con esa búsqueda, creo que el ser humano se pasa toda la vida en búsquedas, somos a nuestra manera pioneros de nuestros pequeños éxitos. Lo dicho, gracias por todo. Un saludo.

      Eliminar