miércoles, 11 de enero de 2012

Entrevista a JUAN MORO

Realizador de televisión con un Master en el E.A.E. de Barcelona. Ha trabajado durante diez años como primer ayudante de dirección cinematográfica y guionista en largometrajes, cortometrajes (españoles e ingleses), animación, video clips y anuncios publicitarios. Ha vivido durante un año en New York, largos períodos en Londres, Dublín y París, lo que le ha dado otro punto de vista acerca de algunas culturas occidentales y una perspectiva de la vida y de hacia dónde se dirige nuestra raza. Ha escrito varias novelas, relatos y cuentos, y tras la insistencia de sus lectores,  ha decidido publicar sus obras.

Hola Juan, encantado de que me concedas esta entrevista. Vas ya por tu quinta novela, “Cloarca”; además, una de ellas “El proyecto Amanecer” fue ganadora del prestigioso premio Andrómeda en 2007, ¿cómo te iniciaste en el mundo de la escritura y más concretamente en el de la ciencia ficción?
R: Durante muchos años, colaboré en guiones cinematográficos, cortometrajes y anuncios de televisión (sí, fui uno de esos seres invisibles también llamados coguionistas) Cuando lo dejé, por culpa de los bancos que no querían darme una hipoteca porque no tenía una nómina fija a la que agarrarse, me dediqué a la fontanería y, finalmente, me hice transportista… Pero mi vena artística se sentía frustrada y ya que siempre he sido un gran lector de Ciencia Ficción, me dije: ¿por qué no intentarlo? Era mi género favorito e imaginación no me faltaba, así surgió mi primera novela “Prance” con sus 450 pags.
Aunque el humor está también muy presente en tus obras, de hecho veo en el libro de visitas de tu web que te agradecen el formato sencillo y ágil de ésta y el buen rato y diversión con tus relatos y novelas.
R: Eso es cierto. Escribo de una forma sencilla y clara, de manera que cualquiera pueda coger una de mis novelas (aunque nunca haya leído CF) y se lo pase bien. No acostumbro a plagar de explicaciones científicas mis obras y procuro exponerlo todo de forma que el lector no tenga que romperse el “coco” intentando descubrir de qué estoy hablando.
Veo en tu web que tienes relatos para descargar unos gratis y otros a módico precio, (uno de ellos de la serie de “Cloarca”). ¿Cómo se te ocurrió esta idea y qué ventajas le ves para el público que se acerca a tu página a conocerte?
R: Hoy en día, gracias a la RED, la oferta es brutal, pero, por desgracia, hay muchísima basura. Al ofrecer la descarga gratuita de algunos relatos y capítulos de mis novelas, consigo que el posible lector se haga una idea de qué es lo que escribo y de si le puede gustar. De esa forma, aunque sea tan barato que con el precio de una cerveza se compre media web, será mucho más difícil que le defraude.
Háblanos de El trovador de historias del Imperio porque me ha seducido lo que he leído sobre este proyecto.
R: El Trovador de historias es el narrador de la novela de Cloarca. ¡Es una novela de HUMOR y de CF! Cualquier aficionado del género sabe que hay muy pocas, así que pensé que podría intentar llenar ese hueco de mercado. Es una novela que contiene relatos enlazados, me explico; los personajes de un relato van saliendo en los posteriores creando un nexo de unión y, de paso, dándonos una visión global de Cloarca que es un planeta proscrito al que van todos los desechos humanos; todo ello, en clave de humor. He de reconocer que aquél que quiera leer entrelíneas podrá entrever una cruda y ácida crítica social; pero si se queda en la superficie, sin mancharse los “zapatos”, lo único que hará será (espero) partirse de risa. Claro que el humor es algo muy de cada uno, a unos les gustan los Morancos y a otros, Faemino y Cansado, dos estilos muy diferentes de hacer reír…
Cambiando un poco de tercio, veo en las librerías que la literatura de masas sigue corrientes tipo: vampiros, zombies, ángeles, hombres lobo… ¿El secreto del escritor diletante es unirse al carro o ser fiel al escogido y selecto público de un género contracorriente o no?
R: Aunque he de reconocer que tengo varios borradores de fantasía y/o terror; dado que, por desgracia, esto no da para vivir y que, en realidad, es un hobby, sigo fiel a mi género, que es lo que más me divierte. Y, en el hipotético caso de que me diese para vivir… ¿por qué iba a cambiar de género?
A la hora de encontrar los nombres propios de lugares, personajes, seres, etc. ¿cómo surgen y cómo no coincidir con los que ya haya escogido otro autor sin tener que leerse todas las novelas del género para no “plagiarlos”?
R: ¡Es imposible saber si has plagiado el nombre de algún personaje! (a no ser que tengas poderes sobrenaturales, en cuyo caso, me como mis palabras) Lo que lo diferencia es la descripción y el desarrollo de ese personaje en la novela (también has de intentar ser un poco original, porque si le llamas José…)
Cuando nos conocimos en el Hispacon de Mislata (Valencia) experimenté una alegría contenida, primero como escritor y segundo al ver a un autor promocionando vs. vendiendo sus propios libros tras una humilde mesa. Ya sabemos que el mundo de la autoedición es duro pero cuéntanos cómo lo vives desde tu experiencia.
R: ¿Duro? ¡Durísimo! Cuando alguien me dice que tengo suerte de haber publicado cinco, me entran ganas de atizarle. ¿Suerte? ¡Miles de horas de trabajo! No sólo en escribir, corregir (ahí, tengo la brutal suerte de haberme casado con una mujer maravillosa que me ayuda todo lo que puede) montar, paginar... También está la ilustración, la compra de ejemplares, la publicidad (chapas, carteles, marcapáginas, folletos, buzoneo…) y, por supuesto, el ruido en las redes sociales. Si alguien no cree difícil conseguir que te tengan en cuenta, que pruebe… le llevará docenas de horas semanales, todas las semanas… Mantener activa y actualizada la web: www.jmoro.net, con fotos, eventos, nuevos relatos y novelas… y además trabajar y cuidar de los tuyos, es una ardua tarea para tan sólo cubrir costes.
Una de las confidencias que más me cautivó fue saber que hay un nutrido grupo de seguidores de tus obras fuera de España, ¿cuáles son los países que más te conocen y admiran además de España, claro?
R: Eso curioso, tal vez sea porque estén más acostumbrados a comprar por Internet, pero Venezuela, Argentina y México son los que más destacados, ya sea en papel o en epub-pdf. En toda Sudamérica, está extendida la  cultura de la adquisición de libros por Internet, no existe ese desmesurado miedo que tiene la sociedad española al uso de las tarjetas de crédito en la red.
Pregunta comprometida si la aceptas, ¿dónde está el límite de que a alguien le apasione sobremanera la literatura de ciencia ficción, el cine de ciencia ficción…, etc. sin llegar a caer en eso que denominan “ser friki”?
R: Difícil pregunta. Todo depende de lo cerrados de mente que sean los de su alrededor. Friki lo somos todos, de una manera u otra, pero el límite (por desgracia) lo pone la sociedad. Por ejemplo, una pegatina encima de la matrícula trasera en la que se vea un ovni y se lea “Creo en las abducciones” no es Friki, más bien, muchos pensarán que es una tontería. Tunear el coche para que parezca un ovni, eso sí que es FRIKI…
Algún consejo a los que escribimos y nos desalienta la falta de inspiración al comenzar y la falta de apoyos cuando ya tenemos nuestro retoño listo para publicar.
R: ¿Rendirse? ¡Nunca! ¿Publicar? ¡Siempre! Lo no publicado no existe, puedes tener un Best Seller en tu ordenador, pero si no tienes el valor de intentar que llegue a la gente y pueda leerlo será una obra de arte que acabará en el reciclaje tecnológico cuando muera tu disco duro…
Muchas gracias y muchos éxitos Juan.
Podéis encontrar sus libros y mucho más sobre Juan Moro en su web: http://www.jmoro.net/
(Fotos: jmoro.net)

2 comentarios:

  1. Personaje interesante con ideas interesantes... Sí señor.
    /CLAP a ambos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Lo conocí en el Imagicon, un lugar (un evento) mucho más que interesante, coincidirás conmigo. Pero, es cierto, Juan me sorprendió gratamente y creo que un pelín gracias a él, me animé con lo de la e-novela de género fantástico. Animo a los lectores a que entren en su web, lean los relatos gratuitos y de ahí ya se embarquen en sus novelas.
    Gracias por tu comentario, Pandora.

    ResponderEliminar