viernes, 30 de diciembre de 2011

Entrevista a SANTIAGO MORATA

    Santiago Morata estuvo hace unos días en Valencia para presentar su novela "El constructor de pirámides". Un día lluvioso por cierto, en el Museo L´IBER de Soldaditos de Plomo donde otro escritor al que entrevisté presentase su novela (me refiero a Fernando Ortega y su El Hechizo de Caissa).

Aprovecho para desearle a Santiago y a Fernando y por supuesto al resto de entrevistados lo mejor para el año que pronto verá la luz. Muchos éxitos y felices lecturas para vosotros...sí, sí, vosotros que os acercáis a este blog para leer y hacer posible que los escritores (humildemente me incluyo) nos esforcemos y saquemos nuestros escritos de nuestros rincones y estantes olvidados (guiño cómplice). Feliz 2012.


De tu novela entre otros “piropos” destacaría que entretiene y divierte, ¿hasta qué punto consideras que es necesario para un tema como es el histórico, abordarlo con un toque amable para hacerlo accesible a un público amplio?
    Hay que tener muy en cuenta que la historia debe ser accesible y atractiva para todos, y debe ser comprensible fácilmente del mismo modo para un neófito que para un erudito. Y las tramas deben ser rápidas. Ese equilibrio es muy difícil.
Pero en general, una novela, ya sea histórica o de cualquier otro género, debe entretener, divertir, abstraer y emocionar. Lo demás son aspectos secundarios por más trabajo que cuesten.
La egiptóloga Aída Molina ha comentado: “la recreación del ambiente histórico es tan fiel, que es como viajar en el tiempo”; además ha alabado la labor de documentación histórica. Háblanos de la importancia de la rigurosidad histórica que has vertido en tu novela.
     Yo creo que la clave no es la rigurosidad histórica, que la hay y mucha, corroborada por egiptólogos e historiadores de tremendo prestigio. La clave es la honestidad; me refiero a que en toda novela se hace necesaria alguna licencia histórica, al fin y al cabo, aunque histórica, la novela es ficción por naturaleza. Pues bien, en el epílogo de mis novelas siempre aclaro al lector cuáles son esas licencias para que se quede con una idea clara de la historia y no se lleve a engaño. Ahí está lo importante, al menos en mi visión personal.
He buceado en internet para descubrir en un foro algunas, llamémosle críticas, a esa rigurosidad histórica aunque creo que dejas claro a los internautas la voluntad de que realmente escribes ficción.
    Es que debemos ser honestos: el historiador tiene un trabajo y nosotros otro muy distinto. Cada uno debe cumplir con su labor, y la nuestra no es dar clases de historia, por mucho que lo trabajemos, sino contar historias que emocionen. Nosotros tomamos prestado su trabajo histórico, pero los historiadores son ellos.
Incómoda también puede ser la siguiente pregunta, Santiago, pero en confianza, ¿qué aporta tu novela al tapiz de obras sobre el mundo egipcio? ¿Por qué no es El constructor de pirámides una novela más sobre la mesa de novedades de una librería?
    Iré más allá. ¿Y por qué, en mi anterior novela, abordar un tema que ya se trató nada menos que en Sinuhé el egipcio?
Primero, de los cobardes no se ha escrito nada, y yo pienso, modestamente, que puedo aportar algo. En este caso, una respuesta a los interrogantes que todos nos hacemos sobre el antiguo Egipto, respuestas claras y concisas, reales y documentadas sobre esos misterios, sin resultar pedantes, mientras lees una historia preciosa con una trama que te va a enganchar (ya ves que no tengo abuela). Gracias a Dios, las críticas que van saliendo corroboran estas palabras.
No es tu primera novela, has publicado El milenio de la pasión y La sombra del faraón, ¿cuáles son los retos una vez rota la barrera de la opera prima?
    Siempre creo que lo mejor está por llegar, porque evoluciono a partir de las críticas y comentarios que recibo de los lectores con el fin de intentar llegar a escribir como ellos se merecen. Ahora me he embarcado con el imperio de Felipe II, que a efectos de documentación es todo un reto, pero espero que saldré airoso.
Precisamente porque tras La Sombra del Faraón le sigue El constructor de pirámides, quería preguntarte ¿hasta qué punto crees en las tendencias de edición, las “modas”, como lo fueron los templarios, vampiros, zombies, etc y qué papel juegan los escritores en ellas?
    No creo en ellas ni las aprovecho. El tema egipcio me encanta desde siempre y llegué tarde a la moda sobre el tema, del mismo modo que escribí mi primera novela, donde una de las tramas era el paso (cierto y documentado, sin misticismos ni historietas) del santo grial, cuando el tema de griales más quemado estaba (¡Cuánto daño ha hecho Dan Brown a la novela histórica!). Hay escritores que aprovechan esas modas, pero no es mi estilo, sobre todo porque mi última novela ya lleva escrita algún año.
¿La crisis hace que haya más escritores que lectores, algo que he leído por ahí o al contrario, que se lea más al ser un pasatiempo relativamente económico?
    La crisis hace que no se compren libros. No olvidemos que las editoriales trabajan para ganar dinero, y lamentablemente estamos a niveles de venta de los años 60. En este país hay personas que leen muchísimo, y que maquillan las estadísticas que nos hacen parecer uno de los países de Europa en el que más se lee. Hay lectores voraces, y hay muchos escritores, lo cual es muy bueno, porque implica, como en una plantilla de un equipo deportivo, que la competencia es dura y se favorece la competitividad sana por un trabajo bien hecho.
¿Cuál es el futuro de los libros de papel, y cuál piensas que será la forma de entender la literatura por los lectores en treinta o cincuenta años?
    En este momento, tanto por la crisis como por la incertidumbre de los e-books y la piratería, estamos en un momento extraño. Debe reinventarse un control y un protocolo sobre esto, ya que hoy, el mismo día que sale una edición de e-book, sale el pdf en pirata. No sé cómo va a evolucionar en España la manera de leer, aunque vamos con retraso respecto a Europa. Personalmente, aunque de vez en cuando leo en el e-reader, prefiero un libro de papel, aunque veo que el futuro es virtual. Sinceramente no sé la respuesta.
Cuéntanos un poco tu siguiente proyecto literario que si bien es de corte histórico, te adelantas algunos siglos, ¿no es así?
    Si. Tras la tercera novela sobre el antiguo Egipto (que saldrá el año que viene) el próximo proyecto se enmarca en el s.XVI. estoy en pleno trabajo de documentación. Una locura, pero es un proyecto ilusionante, que espero revele mi verdadera medida como escritor.
Una frase o una idea incluida en tu novela para que los lectores se acerquen a la librería y a tu web.
    Que la historia que se van a llevar en la cabeza no va a ser metida con calzador, sino a través de pequeñas gotas de anécdotas maravillosas, como ceremonias exóticas donde el sexo es protagonista, preciosas ceremonias en honor a Osiris, respuestas a los interrogantes sobre las pirámides, la esfinge, los embalsamamientos, la inmortalidad, pequeños toques de magia sobre la vida cotidiana del periodo y unos personajes con vida que les van a emocionar.
Muchas gracias y mucha suerte.
(fotos:www.santiagomorata.com)

2 comentarios:

  1. Me encanta la entrevista. Durante un tiempo leí mucho sobre Egipto. La novela histórica es uno de mis géneros favoritos. Aunque quizá no sea una lectora rigurosa. Siempre prefiero una buena historia antes que una historia cierta. Así que estoy de acuerdo con el autor en que primero es ficción y después rigurosidad.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te guste esta entrevista pues comparto con Santi (y contigo) eso de la rigurosidad científica a la hora de novelar. No es que desprecie o minusvalore la documentación previa a la novela, no digamos en la novela histórica, pero de ahí a que los internautas le hayan dicho lo que le han dicho en un foro me parece que hay que distinguir una novela de un ensayo o sencillamente ficción de no ficción.
    Gracias May.

    ResponderEliminar